El diálogo, una estrategia en sensibilización de género

Nubia Barrera Silva

El componente dialogante  aportado por la educación popular, permite la apertura de espacios de encuentro entre personas que portan distintas ideologías, concepciones del mundo, hábitos, actitudes, patrones de conducta, representaciones sociales y tradiciones diferentes. Como seres humanos, todas las personas son iguales y deben reconocerse en la diversidad cultural. Ser iguales y diferentes constituye una fórmula dialéctica que refleja la condición del ser humano. Aquí se crea el desafío de aceptarnos y reconocernos tal como somos para fortalecer nuestros vínculos afectivos y emocionales no solo en el plano de las relaciones interpersonales sino en la esfera de las relaciones sociales.

Con frecuencia se define la educación popular desde el “enfoque filosófico y pedagógico” que en procesos de trabajo comunitario se inserta en las propias dinámicas de los grupos sociales. Russo (2002 citado por Brito 2008) en referencia a Freire señala: “La participación activa de la pareja educador/educando, el diálogo como forma estratégica para alcanzar el aprendizaje y la necesidad de interpretar el mundo vivido como primer compromiso para tornar el mundo en historia” (p. 33). 

Cada día se siente más la necesidad de sensibilizarse enfrente de la diferencia. Esto supone que las sociedades también necesitan distintas modalidades de educación  para abordar la educación sexual en grupos socioculturales diversos, ya que propicia en ellos mismos la redefinición de saberes, formas y experiencias de convivencia para transformar el propio ser en la diferencia y respeto por el otro. El tema de género en sus múltiples variantes:  afectivo-emocional; el erotismo  expresado en  sentimientos arraigados en las relaciones sexuales, facilita que las personas puedan decidir con autonomía, sin importar su tendencia de género y, por ende, alcanzar el disfrute de una vida plena y sensual  en el ámbito de la salud sexual.

En tiempos de globalización económica y financiera, internet ha redefinido las relaciones interpersonales con formas diferentes de hacer y de sentir. Por ello, resulta de actualidad, acudir a Freire ya que nos ofrece la biografía como instrumento metodológico que permite al propio sujeto conocerse un poco más; de esta manera, poder encontrar sus propias opciones de cambio.

El análisis de la biografía del sujeto en el proceso de sensibilización educativa, permite ir más allá de la apariencia de las cosas. Precisamente esta concepción de Freire acerca de la biografía del sujeto y de su lugar constituye una propuesta pedagógica que incorpora en el sujeto su historia personal, sus tradiciones culturales y populares en función de un aprendizaje apropiado desde la vivencia de los sujetos participantes en los procesos educacionales. Se convierte así el sujeto en protagonista de su educación. (Brito, 2008, p. 36)

Por las condiciones de intolerancia que vive el país y el mundo, le compete al educador o facilitador romper el hielo y generar entre los participantes un clima de confianza, que les permita contar sus historias personales desde sus creencias y costumbres en contextos particulares. Conocer las historias de todos, genera autoaprendizajes, que además de descubrir vivencias similares, perciben la necesidad del cambio. Son ejercicios particulares y colectivos. Nadie siente que se le “meten al rancho”, aunque resulta paradójico que en las redes sociales las personas publican el imaginario que tienen de sí mismas. 

La educación popular a diferencia de la educación formal neoliberal, se inserta en los derechos humanos que tienden a diluirse en la violencia e intolerancia de la sociedad civil. En Colombia, puede aportarnos a pensar en utopías en medio de tanta incertidumbre  por la flexibilización laboral, la pérdida de los recursos naturales, el acrecentamiento de las élites.  Russo (2002, citado por Brito 2008) considera que “analizar los fenómenos educativos desde una perspectiva social considerándolos fundamentalmente como procesos de reproducción y de transformación cultural”

En conclusión, la propuesta de Freire es válida, en la medida que posibilita llevarla a la práctica sociocultural de género. En Colombia, es de singular importancia recuperar la memoria histórica. En este sentido y gracias a los diálogos de La Habana ya existen avances en territorios de conflicto armado. En la sociedad civil está todo por hacer. El egoísmo y la intolerancia nos hacen negar la existencia de los otros. 

La memoria histórica  con base en la biografía nos ilumina para recordar que hemos sido en el pasado, con base en estos hechos construir desde ahora un estilo de vida más amigable y respetuoso de los derechos de los otros.

Referencias

Brito L, Z. Educación popular, cultura e identidad desde la perspectiva de Paulo Freire. En Paulo Freire. Contribuciones para la pedagogía. Moacir Godotti, Margarita Victoria Latinoamericano de Ciencias Sociales, Buenos Aires. Enero 2008.
Anuncios

¿El consumismo es “vivir bien”?

Fuente: Conceptodefinición.de

Nubia Barrera Silva

Una pregunta que todos nosotros en algún momento nos hemos formulado: ¿La forma como vivo significa “vivir bien”?. Usualmente la respuesta está condicionada a la forma como viven los otros: nuestros amigos, compañeros de oficina, imágenes de éxito en revistas de moda, famosos (as) del Jet Set, en centros comerciales, en programas de TV o en puestos de revistas en la calle. Sin embargo, cuántos de nosotros se preguntan: ¿este consumo, sea de  alimentos, ropa y accesorios; pequeñas tecnologías de uso doméstico y/o comunicación, entre otros afectan el planeta?

Fuente: viaorganica.org

Aunque cada uno de nosotros tiene su respuesta, es importante cotejarla con algunos resultados de investigaciones sobre el consumo ilimitado; por ejemplo, en  la publicación de la Revista Nature Sustainability al comparar los recursos naturales que actualmente tiene la Tierra con respecto a la demanda y oferta  de más de siete mil millones de habitantes, el “vivir bien” es insostenible para el medioambiente. Existe sobreproducción y demanda de toda clase de artículos: ultra procesados de alimentos, ropa, de lujo y la mayoría se usan en poco tiempo y se tiran a la basura. Lo peor de todo, es que, en este mundo asimétrico, los desperdicios de unos se convierten en hambre y miseria para millones de mujeres, hombres y niños pobres.

Fuente: abc.com.py

Otro dato más alarmante, a pesar de las alertas de huracanes, incendios forestales, inundaciones, descenso de las ciudades en la Tierra, escasez de agua, temperaturas excesivamente altas en ciudades de todo el mundo, somos incapaces de asociar problemas y alternativas globales con nuestro propio estilo de vida. Todos estamos en el aquí y ahora.

Los Gobiernos nacionales y los medios de comunicación que los representan en países del Sur parecen que tienen vetado el concepto de cambio climático, posiblemente tienen un motivo: con frecuencia asisten a la feria internacional para regalar nuestros recursos naturales a las multinacionales, entre ellos el agua, los bosques y los minerales preciosos.

Fuente: tseymour.com

Es usual ver a los presidentes de turno de gira por países desarrollados ofertando al mejor postor nuestros bienes comunes, el único patrimonio que las generaciones actuales podemos dejarle a nuestra descendencia. Regalan lo que no les pertenece. ¿Por qué lo hacen? Simplemente porque la sociedad civil es indiferente y todavía no hemos entendido la magnitud de los conflictos políticos, medioambientales y del clima.

Fuente: laradio1029.com.ar

Cuidemos el agua, preparemos la cantidad de comida que apenas consumimos, refaccionemos la ropa, ahorremos energía.  

 

Día mundial del medioambiente

Nubia Barrera Silva

 

Fuente: Blogsostenible.wordpress

Todos los medios especializados en la conservación medioambiental, aprovechan la conmemoración de este día, sea para alertar o presentar denuncias con cifras alucinantes sobre cambios y transformaciones irreversibles en el medioambiente e indicadores asociados a gases efecto de invernadero y el cambio climático.

Fuente: neetescuela.org

Hoy, nuevamente aparecen listados, todos ellos relacionados con la pérdida y funciones de los corales; aportes de la contaminación de la industria textil; desaparición de especies; desperdicio de comida y el infaltable problema de las basuras. Veamos algunas a continuación:

“93% de la Gran Barrera de Coral de Australia tenía blanqueamiento en el 2016. Los corales sirven de refugio al 25% de las especies marinas, protegen a las costas de las tormentas y de ellos dependen cerca de 275 millones de personas.

20% de la contaminación industrial del agua proviene de la industrial textil.

30%-50% de todas las especies podrían extinguirse a mediados de este siglo por el cambio climático, la pérdida de hábitat, la mono-agricultura y el consumo.

144.000 elefantes africanos desaparecieron entre el 2007 y el 2014, lo que representa el 30% del total de elefantes del mundo.

20 a 1.000 pueden tardar en descomponerse las bolsas plásticas no biodegradables que terminan en el Oceáno.

33,3% de la comida producida para consumo humano cada año (1.300 millones de toneladas) se pierde o desperdicia. Si solo el 25% de esa cantidad se usara efectivamente, se podría alimentar a 870 millones de personas con hambre.

14,4 kilogramos de basura per cápita produce cada día la pequeña isla de Trinidad y Tobago, más que cualquier otro país en el mundo. Eso es 12 veces el promedio mundial  (1,2 kilogramos).

41,9 millones de toneladas métricas de residuos electrónicos se produjeron en el 2014. Para el 2018, se espera que sean 50 millones de toneladas métricas”.

Fuente: La naturaleza.net

Si bien, ha crecido la concienciación de millares de personas en países industrializados,  todavía es insuficiente para frenar el avance de la deforestación; la producción de monocultivos de palma de aceite y de cereales para consumo animal en países desarrollados. De otro lado,  la extracción de los recursos naturales no renovables (carbón, petróleo, piedras preciosas, oro, entre otros); la contaminación de ríos por la presencia de mercurio y otros metales pesados (plomo, cadmio y el talio), no solo están agotando las condiciones de vida en los ecosistemas fluviales y marinos, sino que también están devastando la economía y las condiciones de vida de  los pobladores ribereños.

Fuente: “El Panel Intergubernamental de Cambio Climático asegura que “los glaciares son los ecosistemas donde con mayor facilidad se evidencian los efectos del cambio climático”.

Ecoportal reflexiona así: en países desarrollados tienen  mucho más dinero y recursos disponibles para salvaguardar a las entidades financieras o a las grandes empresas, que para detener la pérdida extrema de la biodiversidad;  el interés centrado en las fluctuaciones de las bolsas de valores “son más importantes que la desaparición de las nieves eternas, los glaciares y hasta del hielo de los polos, donde se acumula el 98% de las reservas de agua dulce de nuestro planeta, en algo estamos fallando”.

Que el Día Mundial del Medio Ambiente, nos aporte en cambiar la escala de valores en nuestra relación con este único planeta que es nuestro hogar. Personalmente, no sé, si todavía tenemos tiempo suficiente de acuerdo con las cifras de la ONU para reorientar y centrarnos en el bienestar del ser humano con necesidades finitas y limitadas en pro del cuidado de nuestra Tierra. No obstante, tenemos que actual por nuestra descendencia.

Referencia: Ecoportal. https://www.ecoportal.net/paises/5-de-junio-dia-del-medio-ambiente-un-dia-para-meditar/

Fuentes de las estadísticas: Naciones Unidas, FAO, Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales de EE.UU., Global Carbon Project, Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), Amigos de la Tierra (red internacional de organizaciones ambientalistas de 74 países), Red de Huella Global, Centre of Excellence for Coral Reef Studies, Banco Mundial, Gran Censo de Elefantes, Clean Up Australia, World Economic Forum, nature.com.

 

 

Ríos de basura en la Costa Caribe colombiana

Nubia Barrera Silva

Las comunidades situadas a lo largo del río Magdalena y las autoridades han solicitado a las Corporaciones Autónomas Regionales del Río Magdalena, Cormagdalena  y del Atlántico,  intervengan con soluciones concretas en detener la invasión de basuras en las playas del Caribe con especial énfasis en Puerto Colombia, con grave impacto en la economía de pescadores y el sector del turismo. Este fenómeno se acrecienta con la llegada de las lluvias.

Fuente: Edison Forbes. Playas de Puerto Colombia

Un funcionario público indicó: “El río es el sumidero de aguas servidas y residuos de gran parte del país. Con la llegada de las lluvias y vientos a la desembocadura, hace que esa basura se arrincone hacia las playas de Puerto Colombia”. Sin embargo, lo más grave es que admite, que resulta “complejo” que las autoridades ambientales coordinen planes de acción para aplicar las normativas ambientales y, en este caso, limpiar el Río Magdalena.

Colombia firmó el Pacto en Paris COP 21. Sin embargo, no cumple el compromiso adquirido. El Congreso tampoco ha regulado la producción y comercialización del plástico, gracias a la corrupción con  la nefasta práctica de evadir las leyes ambientales consignadas en la Constitución Nacional, más el lobby de grandes empresas productoras de plástico y sector industrial; la indiferencia con sus electores, la ausencia de las instituciones educativas en promover la educación ambiental y la sociedad en general. Lo más grave, todos están ausentes del compromiso que tienen con la vida de sus propios hijos en dejarles un lugar en la Tierra libre de CO2 y de plástico.

Fuente: Justin Hofman. “Un bastoncillo de mar se aferra [a un bastoncillo de plástico]”
En el resto del mundo, las islas de plástico se extienden en los mares continentales; no obstante, algunos países del tercer mundo están reaccionando; Malasia, por ejemplo, ya no importará más plásticos de los países industrializados, ha descubierto el alto costo que tiene que pagar las poblaciones afectadas desde hace por lo menos cinco años. Este país puso contra las cuerdas a Canadá: no tuvo más remedio que enviar un barco para traer de regreso a su país más de 1.500 toneladas de basuras. Este mismo ejemplo lo están siguiendo otros países asiáticos, que están dejando de ser el basurero del mundo desarrollado.

Por último, en Colombia, sí tenemos ejemplos de que solo basta tener voluntad política para generar cambio en pro de la salud de sus pueblos y la mitigación del cambio climático.

“Exigimos explicaciones a la Revista Semana”

Reproducimos este  artículo de la Física María del Amparo Barrera de Aragón. En este publicación, exige explicaciones a la Revista Semana por ocultar información sensible. En el recorrido de 2019, según Indepaz, ya van más de 60 líderes y lideresas sociales asesinados. De otro lado,   millares de civiles  urbanos, campesinos, indígenas y población Afro sus vidas penden de un hilo en las regiones colombianas por sujetos y organizaciones legales e ilegales con “licencia para matar” .

En Colombia, facilitemos la divulgación de información, veraz y oportuna. Hemos llegado a un punto, en que todos debemos decir: Basta ya de tantos engaños, verdades a medias y manipulaciones.

Exigimos explicaciones a la revista Semana

La deforestación en Países del Sur ha aumentado la emisión de GEI

El Grupo Intergubernamental de las Naciones Unidas, IPCC, por sus siglas en  inglés, marca un límite de 1,5°C para  el calentamiento global. Para el 2030 se exige la reducción de las emisiones netas globales de dióxido de carbono (CO2) alrededor de un 45% con respecto de los niveles de 2010, hasta alcanzar el "cero netos" alrededor de 2050. Desde la ciencia del  clima,  se informan los  nuevos descubrimientos de gran impacto en la celeridad del cambio del clima; por ejemplo, en la Antártida, se ubica la plataforma de hielo de Ross, posee una superficie de 487.000 kilómetros cuadrados y cerca de 800 kilómetros de longitud, la más grande del mundo. Su importancia radica en que “actúa como una barrera que detiene a los glaciares que transportan mucha agua al océano, está derritiéndose más rápido del cálculo proyectado, “en caso de derretirse, se elevarían los niveles del mar y cambiaría para siempre la faz del planeta” [1].

El Acuerdo de Paris, COP25 -entre una de las alternativas viables-, entrará en vigor en 2020;  en esta fecha, podría saberse si el Fondo Verde para el Clima logrará recolectar la primera cuota de cien mil millones de dólares dirigidos a la financiación de políticas, proyectos y programas de adaptación a las emisiones de gases efecto de invernadero (GEI), especialmente en países subdesarrollados, aunque tampoco se aproxima a soluciones que satisfagan las proyecciones climáticas (30, 50 y 100 años) en el sentido de detener el avance del deterioro del sistema climático global.  



Por el contrario, los hechos indican la profundización de la codicia y el acaparamiento ilimitado de riqueza, con especial énfasis de mega consorcios globales en complicidad con los Gobiernos y las élites en países subdesarrollados, empeñados en extraer al límite, el agua, la biodiversidad, los recursos naturales; el oro, coltán, oro y las piedras preciosas; los combustibles fósiles (carbón, petróleo y el gas), cimientos del desarrollo capitalista desde hace más de 250 años especialmente en Occidente, acelerando la generación de GEI por la deforestación, cambios en el uso y sobre explotación del suelo en beneficio de la ganadería extensiva, monocultivos de cereales para consumo animal y palma de aceite.

En breve reflexión comparativa, no existe ninguna coherencia entre las políticas de la UE en presionar la firma de Tratados de Libre Comercio en África, América Latina y el sudeste de Asia, al mismo tiempo que promueve políticas de atenuación del cambio climático en países industrializados, sin impulsar políticas de Estado vinculadas a transiciones de cambio en estilos de vida y hábitos de consumo originados en  materias primas asociadas a la deforestación, la destrucción de hábitats y la eliminación de cultivos para el consumo humano y la seguridad alimentaria.  Laura Kehoe, investigadora de la Universidad de Oxford en Reino Unido afirma:  "Europa intenta dar la impresión de que su agricultura es verde y sostenible, pero si tenemos en cuenta el conjunto del sistema, es decir, la cadena de producción no es así” [2].

Veamos algunas cifras: en la UE con la importación de 14 millones de soja, producen pienso, alimento básico para el ganado con fines de procesamiento de carne.  En contraste, la cantidad de cultivos de legumbres para alimentar el ganado ha disminuido notablemente en los últimos veinte años con respecto a las tierras destinadas a la agricultura orgánica. Las investigaciones de Imazon ha demostrado que la deforestación vinculada a la producción de soja, se incrementó en 54% de enero 2019 con respecto a 2018 para el mercado europeo e incidiendo en aumentos considerables de emisiones de GEI.



En esta gráfica cuatro países latinoamericanos -Brasil, Argentina, Paraguay y Bolivia- producen actualmente la mitad de la soja que se comercializa en el mundo, cuando hace 50 años solo producían un 3%. El incremento ha provocado que cada vez haya más tierras dedicadas a granjas en detrimento de la vegetación propia de cada país. "Solo en 2011, la Unión Europea importó carne y alimento para ganado por una cifra equivalente a más de 1.000 kilómetros cuadrados de deforestación en Brasil". (4)

El IDEAM, PNUD, MAD & DNP (2018), informa que el Sistema de Monitoreo de Bosques y Carbono para Colombia (SMBYC) en 2017 reporta que el bosque natural, representa cerca del 52% del territorio continental. Del total de la nación, la región Amazonia concentra el 66,6% de bosque natural, seguida por la región Andina (17,8%), Pacífica (9,1%), Orinoquia (3,6%) y Caribe (2,9%). La superficie deforestada entre 2016-2017 fue de 219.973 ha, un 23% más que lo reportado para el periodo 2015-2016 donde 178.597 has fueron desforestadas (2018). Este estudio tiende alarmas sobre el mayor impacto en biomas, el cual recae en la Amazonia, con incrementos notables en la deforestación y expansión de cultivos de coca [ilegales]; éstos últimos, aumentaron en un 14% entre 2015 y 2016, y se duplicó entre 2016 y 2017. Aparte de la producción de coca, los demás actores [son legales e ilegales] nacionales y extranjeros, dedicados a expropiaciones masivas de tierra a campesinos, indígenas y población afro y posterior desplazamiento forzado, amenazas de muerte, masacres y todo tipo de vejaciones humanas. (IDEAM, PNUD, MADS, DNP, 2018).

“En lo que va corrido de 2019 han sido asesinados 75 líderes sociales y defensores de derechos humanos en Colombia, según el Instituto de Estudios sobre Paz y Desarrollo (Indepaz)” [5].

“Son precisamente los líderes de organizaciones campesinas, indígenas, afrodescendientes, ambientalistas y comunales algunos de los más afectados. En el nuevo gobierno [Iván Duque], el 81.39 % de los homicidios de líderes sociales (140 personas) han estado relacionados con conflictos agrarios por tierra, territorio y recursos naturales, detalló el Instituto” (Indepaz)

En resumen, en Colombia, la defensa del territorio, los recursos naturales no renovables, el agua, la expropiación ilegal están en el trasfondo de estilos de vida de consumo ilimitado europeo y de otras naciones del mundo desarrollado, apalean un costo demasiado alto e imposible de ponerle cifras en África, Asia y Latinoamérica. Los Gobiernos, políticos y las sociedades en su conjunto deben cuestionarse e informarse sobre las tragedias medioambientales, sociales y climáticas generadas en ámbito planetario.  

También, hay que recordar que todos vivimos en el mismo Planeta, aunque el desarrollo económico e industrial separa en categorías y bloques a los habitantes de la Tierra, el impacto del cambio climático no hace distinciones por clases sociales. Antes de 2030, los pobres del mundo están llevando la mayor carga de catástrofes medioambientales, sin embargo, las olas de calor son para todos igual, así como los efectos devastadores de los incendios, huracanes y tormentas tropicales.

Cada día que pasa, es uno menos para detener la debacle planetaria.
Referencias
[1] ] BBC Mundo. El Mar de Ross, la zona de la Antártica que se convirtió en la reserva marina más grande del mundo, Disponible en 
https://www.bbc.com/mundo/noticias-37796029

[2] Orgaz, Cristina. Como perjudica a América Latina la elogiada agricultura verde de Europa. Disponible en https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-48147115

[3] El IDEAM, PNUD, MAD & DNP (2018). Segundo Reporte Bienal de Actualización de Colombia ante el CMNUCC. Bogotá.

[4] Carta firmada por Kehoe y sus colegas para detener la deforestación en países exportadores de materias primas a costa de la devastación en selvas y bosques, especialmente en la Amazonia).

[5] Puentes, Adriana. L. “Ya van 60 líderes sociales asesinados en lo que va de 2019”. Disponible en https://www.elcolombiano.com/colombia/paz-y-derechos-humanos/lideres-sociales-asesinados-2019-en-colombia-EA10673205

 

 

 

 

 


	

Relaciones entre la usurpación violenta europea en la conquista de América con la disminución de CO₂ por cambios en usos de la tierra

Por: Nubia Barrera Silva

Un grupo de científicos del University College de Londres (Reino Unido)  publicó en la revista Quaternary Science Reviews, los resultados de una investigación que descubre profundas alteraciones en la atmósfera provocadas por la invasión europea en el continente americano.

En 1942 en América del Sur, España y Portugal potencias de la época, exterminaron a las poblaciones nativas de sus territorios con la consiguiente destrucción de enormes extensiones de tierras cultivadas, reemplazadas por árboles de rápido crecimiento, arbustos  y distintos tipos de vegetación. Las transformaciones en el cambio del uso del suelo retiraron dióxido de carbono (CO₂) de la atmósfera, generando alteraciones en las temperaturas de la superficie de la tierra, y por ende, condujeron al enfriamiento del planeta, conocido como la "Pequeña Edad de Hielo" entre 1500-1600).  Los científicos han calculado que “esta escala de recrecimiento vegetal redujo suficiente CO₂ como para que la concentración de este gas en la atmósfera disminuyese en 7-10 partes por millón (es decir, 7-10 moléculas de CO₂ en cada millón de moléculas en el aire)” [1]. También afirman: "Lo interesante es que hay procesos naturales que influyen un poco en el enfriamiento, pero, en realidad, para llegar al enfriamiento completo -que duplica a los procesos naturales- hay que añadirle esta caída en CO₂ generada por la masacre".[1] Sin embargo, advierten que "al mismo tiempo, se trata de una reducción que equivale tal vez a solo dos años de emisiones de combustibles fósiles a la tasa actual". En mi opinión, esta proposición podría ser una hipótesis para continuar con estas investigaciones, teniendo en cuenta los avances tecnológicos del siglo XV y el siglo XXI.

Regresando a 1492, los indígenas residentes en el continente americano a finales del siglo XV, estaba habitado por 60 millones de nativos. Entre las causas de este exterminio poblacional figuran: la usurpación violenta de los territorios, la expropiación  de los recursos naturales (RN) y no renovables (RNNR),  la  introducción de epidemias  por la transmisión de enfermedades contagiosas; las guerras, la esclavitud y el colapso sociocultural redujeron la población a 5 millones en un periodo de cien años

De otra parte, “la caída de CO₂ en la mencionada época es evidente en los registros del núcleo de hielo de la Antártida. Las burbujas de aire atrapadas en estas muestras congeladas constatan una caída en la concentración de dióxido de carbono. La composición atómica del gas sugiere, además, que la disminución está impulsada por procesos terrestres en algún lugar de la Tierra” [1] Ahora bien el  “equipo de investigadores pudo constatar que la información climática establecida encaja con los registros de depósitos de carbón y polen en América. Estos registros muestran el tipo de alteración esperada por la disminución del uso del fuego para gestionar la tierra y un gran recrecimiento de la vegetación natural” [1].

El profesor Hawkins, de las ciencias del clima de la Universidad de Reading (Reino Unido) afirma: "Los científicos creen que la llamada Pequeña Edad de Hielo fue causada por varios factores: una caída de los niveles de dióxido de carbono de la atmósfera, una serie de grandes erupciones volcánicas, cambios en el uso de la tierra y una disminución temporal de la actividad solar". Finalmente, existe una evidencia científica muy concreta en torno a profundas alteraciones por  cambios en el uso del suelo, el exterminio de 50 millones de personas y la reforestación natural como antecedente de la revolución industrial.
Fuente: Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS)
Fuente: Histogeomapas.blospot.com

 

 

 

 

 

 

 

 

Finalmente, este descubrimiento podría aportar al Equipo de científicos del Antropoceno, en referencia a la huella del hombre sobre la Tierra (AWG, por sus siglas en inglés), corresponde al Holoceno, época reciente o post glacial del periodo cuaternario, extendido hasta  la actualidad con las siguientes características ya identificadas: el plástico ha ingresado al ciclo de formación de las rocas; el pico en dióxido de carbono en la atmósfera  y el aumento drástico en el ritmo de extinción de las especies.

Le corresponde a la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (IUGS) la formalización de la categoría en las escalas en que se divide el tiempo de la historia de la Tierra. Esto significa que debe encontrar y escoger “una unidad estratigráfica específica que contenga todas las características de la nueva época propuesta” [2]; mientras tanto, el Holoceno del periodo cuaternario es la época oficial desde la ciencia.

Referencias:

[1] BBC. Mundo. “Cómo la “masacre” de los colonizadores en América alteró la temperatura de toda la Tierra”. Tomado de https://www.laprensa.com.ni/2019/01/31/cultura/2519879-como-la-masacre-de-los-colonizadores-en-america-altero-la-temperatura-de-toda-la-tierra

[2] Biorígenes. Butten, Luis. 31-8-2016. Entramos al Antropoceno. La época del hombre. Tomado de https://www.biorigenes.com/entramos-al-antropoceno-la-epoca-del-hombre/

Quaternary Science Reviews