Día internacional de derechos de los animales

El 4 de octubre de 2020, es una conmemoración especial para recordar los derechos de los animales. En 1978, la Unesco y Naciones Unidas aprobaron 14 artículos. Pocas personas se preocupan en comprender las pautas del comportamientos de los animales, según las razas, las edades y, sobre todo, sus necesidades. El punto de partida es reconocer que “todos los animales nacen iguales ante la vida y tienen los mismos derechos a su existencia”.

Hoy en día, los animales están sujetos a todo tipo de maltrato y situaciones complicadas que afectan su salud, bienestar e integridad física y emocional, examinemos algunas:

La falta de respeto hacia los animales impera por doquier: Los perros tratados por sus dueños como “mascotas”, los convierten en objetos de diversión o de entretenimiento personal. Los rasuran y les ponen ropa y moños, aún en días calurosos. Son objetos vivientes. Otros son tratados como objetos de compañía, cuando se enferman o viajan, los tiran a la calle. En estos casos reciben el mismo trato de los parientes adultos indeseables, los cuales son abandonados a su suerte en ancianatos.

De otra parte, los animales que son devorados en trozos para satisfacer el sentido del gusto y la gula humana. En estos casos, los animales están clasificados según los intereses:

    1. Los llevados a la mesa, usualmente los matan de forma cruel. Por ejemplo, colgar en cuerdas a las aves boca abajo para que mueran lentamente, porque este procedimiento hace que la carne se conserve blanca y tenga buena apariencia para el consumidor. Esto es cruel y degradante en el humano.
    2. Los ratones de laboratorio son utilizados en experimentos, sin normas éticas para evitar al máximo sus dolores y sufrimientos.
    3. El tráfico de animales salvajes utilizados como mascotas en viviendas urbanas.
    4. Las especies exóticas son violentadas y extraídas de las selvas húmedas tropicales para divertir a humanos insensibles, crueles e indolentes.

En el Artículo 5 de los derechos de los animales:

“Todo animal perteneciente a una especie que viva tradicionalmente en el entorno del hombre tiene derecho a vivir y crecer al ritmo y en las condiciones de vida y de libertad que sean propias de su especie. Toda modificación de dicho ritmo o dichas condiciones que fuera impuesta por el hombre con fines mercantiles es contraria a dicho derecho”.

La gula o la “comida deliciosa”, en estos momentos, la humanidad está pagando la factura. Llevarse animales exóticos a la mesa, la naturaleza no perdona y el precio ha sido alto: la pandemia de covid-19. Sin olvidar, que en todas partes del mundo se consumen animales en peligro de extinción para satisfacer la gula y los bolsillos de traficantes.

Veámos, ahora,  los animales que  encierran en apartamentos o en pequeñas viviendas, tranquilamente sus dueños los dejan solos sin agua ni alimentos, cuando llegan encuentran las chancletas, los muebles y enseres destrozados, entonces los castigan. Todos los animales tienen derecho a ser atendidos y entender qué les pasa. Si está enfermo o deprimido se les debe prestar ayuda veterinaria de inmediato con dosis de cariño. Este tipo de dueño olvida con frecuencia que los animales son seres vivos que, a diferencia de los humanos de dos patas, ellos tienen cuatro.

Una de las peores tragedias de los perros, son los considerados “potencialmente peligrosos”, día y noche los tienen encadenados en los patios y en sitios húmedos y apartados de la vida social de la familia. Hay que reconocer sin ambages, que son sus dueños los “potencialmente peligrosos”, cualquier ser vivo, si está en condiciones de maltrato, lógicamente está estresado, triste y puede volverse agresivo.  

Konan

Estas razas son violentadas para armar concursos y circos de peleas con fanáticos dementes y, por ende, con resultados catastróficos para la vida de estos hermosos y cariñosos perros. En las peleas son heridos a muerte y, muchos terminan mutilados y con tiros de gracia. Ya no sirven para el negocio. En esta categoría tenemos a los gallos de peleas. La crueldad humana no tiene límites.

En el Artículo 4: (i) Todo animal perteneciente a una especie salvaje tiene derecho a vivir libre en su propio ambiente natural, terrestre, aéreo o acuático y a reproducirse. (ii) Toda privación de libertad, incluso aquella que tenga fines educativos, es contraria a este derecho. (iii) Los caballos, las mulas y otros animales de trabajo, utilizados como transporte, por ejemplo, con más de tres ocupantes, además, cargan bultos y cajas en las carretas, se ven famélicos y desnutridos, sus huesos se pueden contar fácilmente, mientras el dueño y sus ocupantes viajan bien relajados y cómodamente instalados al galope. Por fortuna, en algunas ciudades ya se prohíbe este tipo de prácticas. Los animales de trabajo pesado tienen derecho a buena alimentación, agua, reposo y cuidados especiales en su salud. En la adultez tienen derecho a pensionarse.

(iv) La siembra de monocultivos de cereales, palma aceitera y ganadería extensiva les anteceden incendios devastadores en las selvas húmedas tropicales y matan a miles de millones de microorganismos y especies vegetales y animales. Estos actos son violentos, degradantes que atentan contra todas las formas de vida. Son verdaderos genocidios. Y, ¿esto por qué pasa? Simplemente para vender comida empaquetada y precocida en los supermercados. ¿Será, que los humanos, podrían pensar en otra forma de comida más natural y saludable? Los animales convertidos en espectáculos para “escenas prohibidas en el cine y en la televisión, salvo si ellas tienen como fin dar muestra de los atentados contra los derechos del animal” (Artículo 13).

Finalmente,

“los organismos de protección y salvaguarda de los animales deben ser representados a nivel gubernamental. Los derechos del animal deben ser defendidos por la ley, como los derechos del hombre”.

Unesco-ONU

Ha llegado la hora de dar a la gran diversidad de formas de vida animal las formas más humanitarias, de respeto y de amor. Los animales son seres extraordinarios que cumplen muchas funciones sociales.

Todos sabemos, que existen millones de personas que solamente pueden contar con un perro o un gato para sentirse amados y queridos.

La decapitación simbólica de Sebastián de Belalcázar: “Alcalde, fui yo”

Fuente: Archivo particular. El Tiempo. Panorámica de El Morro de Tulcán.

El Morro de Tulcán, (Pirámide Prehistórica), territorio sagrado del Pueblo Misak,”la construcción indígena se dirigió a terraplenar la elevación natural, según Cubillos,  el principal objetivo de los arquitectos indios, fue el de arreglar una pirámide sobre la base de la formación natural. (p. 14). Se resalta que,

“En 1940 se realizó otra obra que en gran parte destruyó la cúspide de la estructura prehispánica. Consistió en la nivelación de la cima del cerro, con el objeto de formar una plataforma para colocar en ese sitio la estatua ecuestre del conquistador Sebastián de Belalcázar, fundador de Popayán, y realizar trabajos complementarios de ornamentación. La nivelación del sitio produjo la decapitación de la construcción indígena” p. 217. [8]


En la década del cincuenta, las tumbas fueron encontradas al azar por el arqueólogo Julio Cesar Cubillos. Representa por lo tanto, un santuario arqueológico que honra la memoria de nuestros ancestros indígenas, siglos antes de la primera invasión trasatlántica en Las Américas.

Para residentes, académicos extranjeros y nacionales, no deja de sorprender, ver sobre las tumbas  indígenas, al conquistador español, Sebastián de Belalcázar, sobre un pedestal, montado a caballo en el Morro del Tulcán. Esta imagen ha perpetuado a través de los siglos, la remembranza de la opresión, la humillación y el insulto no solo a nuestros antepasados, sino a los actuales Pueblos Indios y a la nación colombiana. En todos los países, los ancestros son símbolo de respeto,   autonomía, independencia y pertenencia a una nación. Las investigaciones han demostrado que en la invasión transatlántica:

“ (…) la “Fría Edad de Hielo”, el primer hito catastrófico, por efecto de la primera colonización europea en Las Américas y el destierro forzado de millones de esclavos desde África, han dejado herencias de saqueo, expoliación, enfermedades infecciosas, pandemias, contaminación y sufrimiento de incalculable impacto global con la desaparición de más de 60 millones de habitantes” [1].

Archivo particular El Tiempo. En la cima de El Morro de Tulcán

El magnicidio de la invasión transatlántica, dejó irreparables fracturas metabólicas en la Tierra. Más tarde que temprano, tenía que suceder, el 25 de junio el Pueblo Misak declara que el “Morro de Tulcán”, debe honrarse como el territorio sagrado del pueblo Misak como herederos directos de la Gran Confederación Pubenence, y por lo anterior debe quitarse y destruirse, ubicarse a la Mama Machangara, Taitas: Payan, Yazguen, Calambas y Petecuy”. (Aparte de la declaración hecha en rueda de prensa el 25 de junio, en territorio ancestral del pueblo Misak de la Maria Piendamo Cauca) [2].

Las autoridades mayores indígenas representadas en el “El Concejo de tatas, taitas, Mayores, Mayoras, Shures y shuras determinan que Sebastián Moyano y Cabrera, alias Sebastián de Belalcázar, es culpable de todos los delitos aquí descritos y que por tal motivo es condenado a reescribir en la historia universal como GENOCIDA DE LOS PUEBLOS QUE HACÍAN PARTE DE LA CONFEDERACIÓN DEL VALLE DE PUBENZA” [3].

Archivo particular El Tiempo

Es incuestionable la distopía que transmite la estatua de Sebastián de Belalcázar, a caballo, sobre las tumbas precolombinas, envía un  mensaje de usurpación, saqueo y agresión a los valores religiosos y culturales contenidos en las tumbas ancestrales. Así, “La simbología de la figura de Sebastián de Belalcázar, asesino de indios, genocida de nuestros pueblos y expoliador de territorios, blandiendo de manera triunfante sobre Popayán durante décadas, es violencia simbólica contra todos los pueblos indígenas que hoy existimos y persistimos con identidad. Es el canto de victoria de una sociedad que se ha edificado sobre la barbarie y la exclusión, que a pesar de la constitución de 1.991 (…)”[4].

Desde la firma del Acuerdo de Paz en 2016 hasta julio 15 de 2020 han sido asesinados 971 líderes y personas defensoras de los DDHH. La población Nasa es la que más exterminan los violentos.

Por su parte, el alcalde de Popayán, fiel vocero del feudo terrateniente ha manifestado en los medios oficiales de comunicación: “Se agredió un símbolo de la ciudad, que es multicultural y diversa. Vamos a restaurar esta estatua porque hace parte de nuestra historia”. Esta declaración no sorprende. En la primera parte de esta afirmación, el gobernante no solo desconoce nuestra historia, sino que raya en la ignorancia en imputar a Sebastián de Belalcázar un símbolo con rasgos multiculturales. ¡Un No rotundo! La invasión española y sus aturdidos herederos han negado sistemáticamente la diversidad cultural, desconocen la sabiduría y el conocimiento de nuestros ancestros indígenas e incluye a todos aquellos que no se someten a sus designios y afiliaciones partidistas.

Por el contrario, la multiculturalidad reconoce la diversidad cultural en un mismo territorio o en espacios contiguos entre territorios de la geografía nacional; contiene rasgos y diferencias sean religiosas, políticas, lingüísticas, étnicas o de género. La multiculturalidad no solo respeta la libre expresión, sino que la promueve en distintos espacios de encuentro discusiones políticas o académicas, o simplemente opiniones diversas.

La multiculturalidad es una fuerza, una potencialidad, que encuentra su máxima herencia en los Pueblos Indígenas actuales y en comunidades Afro. A través de ellos, los mestizos encontramos nuestra herencia cultural. Eduardo Galeano en las Venas Abiertas de América Latina, relata magistralmente la herencia colonial.

Foto: Tomada por un particular. El Tiempo

En la segunda parte de esta declaración, el Alcalde ha prometido restaurar la estatua y una recompensa de 5 millones de pesos a quien denuncie a los indígenas. Error fatal. Ni siquiera Trump se atrevió a tanto ante la ira desatada por la población estadoudinense, después del asesinato de George Floyd, tampoco en Europa. En redes sociales, “Me sumo a la campaña: Alcalde, fui yo” no se hizo esperar, en otros hashtag “Sebastián de Belalcázar no me representa”.

Regresando a las declaraciones del Alcalde, es una reacción propia del pensamiento minúsculo  y autoritario, que no descansa hasta que consigue la subordinación del otro. No Gobierna para todos los habitantes de la ciudad. Nos asalta una pregunta: ¿cómo llegó a este cargo un gobernante excluyente y racista?, justamente en el Departamento del Cauca con más población indígena, afro y campesina, sede de las organizaciones indígenas más relevantes. En realidad, este personaje representa el régimen decadente en proceso de autodestrucción.

De acuerdo con lo anterior, el documento a la comunidad nacional e internacional: “Las 127 autoridades tradicionales del Cric, representadas en 10 pueblos, en el marco de la autonomía, el desarrollo de ley de origen, derecho mayor, derecho propio y la defensa territorial, se adhieren de manera positiva las acciones del movimiento de autoridades indígenas de suroccidente, desde la autonomía y la jurisdicción indígena, contra la barbarie infundada por el mal llamado “caballero e hidalgo” Sebastián de Belalcázar, frente al esclavismo, despojo e irrespeto del territorio ancestral en contra de los pueblos indígenas originarios del territorio pubenense” [5], ratifica el apoyo al Pueblo Misak.

En efecto, la decapitación simbólica de Sebastián de Belalcázar, se da en el contexto del repudio generalizado por el asesinato y tortura hasta la muerte del abogado Javier Hernández y los asesinatos de 13 jóvenes a sangre fría y de frente por policías delincuentes, registrados en centenares de cámaras el 9S.

De acuerdo con el comunicado del Movimiento de Autoridades Indígenas del sur occidente, la decisión de tumbar la estatua de Belalcázar se tomó después que el juicio declarara culpable al conquistador de varios delitos, entre ellos, el genocidio, despojo y acaparamiento de tierras. Martha Peralta Epieyú, presidenta nacional de movimiento MAIS, “este hecho es “su forma de reivindicar la memoria de ancestros asesinados y esclavizados por las élites, en señal de protesta”.

Se declara que el hoy llamado Morro de Tulcan, debe honrarse como el territorio sagrado del pueblo Misak como herederos directos de la Gran Confederación Pubenence, y por lo anterior debe quitarse y destruirse, ubicarse a la Mama Machangara, Taitas: Payan, Yazguen, Calambas y Petecuy”. (Aparte de la declaración hecha en rueda de prensa el 25 de Junio, en territorio ancestral del pueblo Misak de la Maria Piendamo Cauca)[6].

En contexto global, la tumbada de estatuas de personajes racistas, esclavistas y genocidas en las plazas públicas de ciudades como Boston, Miami, Londres, Bristol, Amberes y Bruselas ha facilitado que la población joven de preferencia, por sí misma repase la historia y tome conciencia de la realidad hacia el futuro. Hemos aprendido que la indiferencia social es allanar el camino de la injusticia social y la profundización de las desigualdades. Una estatua de Cristóbal Colón fue decapitada en Boston [7].

La verdadera historia se aparta del relato oficial, reivindica los derechos de todos y todas, aprende de las errores y aciertos; se construye en el diálogo, en la experiencia, en el pensamiento divergente y en la discusión proactiva hacia un mañana incluyente.

Información complementaria posterior a la redacción de este escrito:

“El Instituto Colombiano de Antropología e Historia de Colombia le ordenó a la Alcaldía de Popayán suspender las obras que se están realizando en el Morro de Tulcán”,  con base en las denuncias de Víctor Daniel Ruiz, edil de la comuna 4 de Popayán, por la construcción de una trocha para bajar la estatua y proceder con la restauración. La denuncia corresponde al inicio de labores con la subida de una retroexcavadora, desconociendo a la autoridad nacional.https://www.lafm.com.co/colombia/icanh-ordena-suspender-obras-en-el-morro-del-tulcan-en-popayan

Parece que este capítulo termina con la conciliación de la Alcaldía con las autoridades Misak y el retiro de la recompensa de 5 millones ofrecida a quien informe sobre los autores del derribamiento de la estatua.

Bibliografía

[1] Nubia Barrera Silva. El Capitalismo de Desposesión en las Plantaciones de Palma Aceitera en Países del Sur Global — Contextos, Luchas y Resistencias Campesinas Covid-19 sacude al capitalismo agroindustrial en el planeta. La Alianza Global Jus Semper. Ensayos sobre democracia real y capitalismo. Agosto 2020.

[2-3-6] Wilson Arias. Alcalde, fui yo. https://cuartodehora.com/2020/09/19/alcalde-fui-yo/

[4-5] Comunicado a la comunidad nacional e internacional. Consejo Regional Indígena del Cauca, CRIC https://www.cric-colombia.org/portal/comunicado-a-la-comunidad-nacional-e-internacional-exigimos-respeto-a-la-memoria-de-nuestros-precursores/ Popayán, 17 de septiembre de 2020.

[7] Andrea Rincón.  Rebelión contra las estatuas: los símbolos que suscitan choques en todo el mundo. https://www.france24.com/es/20200611-rebeli%C3%B3n-contra-las-estatuas-los-s%C3%ADmbolos-que-suscitan-choques-en-todo-el-mundo.

[8] Julio César Cubillos. El Morro de Tulcán  (pirámide Prehistórica). Arqueología de Popayán, Cauca – Colombia, p. 218.

El capitalismo de desposesión en las plantaciones de Palma Aceitera en los Países del Sur Global. Contextos, luchas y resistencias campesinas. Covid-19 sacude al capitalismo agroindustrial en el planeta

Queridos suscriptores, les invito a leer este ensayo, publicado en el prestigioso Portal La Alianza Global Jus Semper. Acá se incluye el impacto devastador de las plantaciones de palma aceitera en Colombia y sus repercusiones en el incremento de GEI, la expropiación de tierras y violencia desatada a nuestras poblaciones campesinas.

Nubia Barrera Silva


Resumen


Este escrito presenta momentos críticos desde la prehistoria pasando por la civilización hasta el capitalismo financiero, representado en las
transnacionales de los monocultivos de palma aceitera, por insalvables macro fracturas ecológicas de impacto global, acaecidos en ecosistemas frágiles de los bosques tropicales húmedos en Asia, África y las Américas. En la evolución histórica, entre distintas fracturas ecológicas, han surgido dos hitos climáticos de gran magnitud: (i) La invasión transatlántica en las Américas y en África (siglo XVI), dieron origen a la “Fría Edad de Hielo” con la muerte de 60 millones de población nativa. Es el inicio del Antropoceno.(ii) Se ha intensificado la reconversión de bosques tropicales húmedos por la agricultura agroalimentaria, en tierras expropiadas sin consentimiento de medianos y pequeños propietarios organizados en asociaciones de recuperación de tierras, la defensa de los bienes comunes y de los derechos humanos con decenas de miles de asesinatos en los tres continentes.
La mercantilización de la tierra ha profundizado las crisis ecológica, social y económica. La inédita pandemia global del virus covid-19, proviene de la destrucción de los hábitats de las especies de animales y plantas silvestres y posterior migración al ser humano. El modelo neoliberal es insostenible en la conservación sustentable de la naturaleza y la economía del planeta. Urge de inmediato un cambio en la economía capitalista.
Botón: https://www.jussemper.org/Inicio/Recursos/Info. econ/Resources/NubiaBarrera-CapitalismoDesposesionVF.pdf

Título en inglés: Capitalism of Dispossession in the Palm Oil
Plantations in the Countries of the Global South -
Contexts, Struggles and Peasant Resistance
Covid-19 shakes agro-industrial capitalism on the planet

Botón: https://jussemper.org/Resources/Economic%20Data/Resources/NubiaBarrera-CapitalismDispossessionFV.pdf

La responsabilidad social con los stakeholders: Deuda impagable con la naturaleza en tiempos de crisis climática

Es un placer, compartir con mis queridos suscriptores, este artículo es de gran actualidad. Trata el tema de las relaciones de las empresas con el medio ambiente y el cambio climático. El covid-19 puso en evidencia una vez más, que todavía las empresas, los gobiernos y la ciudadanía no hemos asumido la responsabilidad social de mitigar el cambio climático. Siempre nos hacemos la misma pregunta: ¿Qué dejaremos a nuestros hijos, nietos y el planeta...? 

Este artículo ofrece una visión holística del estado en que se encuentra la responsabilidad social (RS) de las empresas con sus trabajadores y las comunidades en tiempos de crisis climática. Primero, revisa las ideas centrales de RS en los márgenes de la administración clásica y tipos de liderazgo asentados en la eficacia/eficiencia; así como en medios/resultados en beneficio del capital. Segundo, la ecología en la economía de las instituciones pluralistas y acercamientos en la mitigación del cambio climático. La RS carece de fuerza vinculante en la aplicación de la ética de protección a la madre Tierra en la extracción de materias primas sin coste para el capital y el consumidor, aunque son asumidos por las comunidades. El texto parte de una Investigación documental y especializada en temas de administración, ecología y cambio climático. Finalmente, la propuesta consiste en el modelo ambidiestro en la transición hacia la retribución pendiente con la naturaleza, único soporte de vida en la Tierra.

Palabras clave: responsabilidad social; ética; liderazgo; fracturas
ecológicas; cambio climático; madre Tierra.

Botón: http://cipres.sanmateo.edu.co/index.php/rcca/article/view/352

articulo RSE -publicado San Mateo articulo RSE -publicado San Mateo
Artículo de investigación

Recepción: 01 de abril de 2020

Aceptación: 03 de agosto de 2020

Cómo citar este artículo: Barrera Silva, N. (2020). La responsabilidad social con los stakeholders: Deuda impagable con la naturaleza en tiempos de crisis climática. Revista Colombiana de Ciencias Administrativas. pp. 40 - 61 Recuperado a partir de: http://cipres.sanmateo.edu.co/index.php/rcca

Las manipulaciones de la categoría de “viejo”, desde antes de Covid-19

La expansión de la pandemia Covid-19 en el planeta, ha puesto en evidencia los abismos socioeconómicos, sanitarios, políticos y culturales, no solo entre los países industrializados, sino en los subdesarrollados, y más todavía, al interior de cada uno de los respectivos países.

Fuente: redlad.org

Ya es lugar común, poner en discusión las desgracias acaecidas en las poblaciones de la economía neoliberal, con el desmonte de los sistemas sanitarios y estilos de vida basados en el antiguo estado de bienestar europeo, sustentado en beneficios y derechos de los estados hacia las poblaciones, éstas mismas posiciones fueron asumidas y guardadas las proporciones impuestas por el subdesarrollo a los demás países capitalistas.

Con la imparable expansión de covid-19, los países subdesarrollados han copiado, defectuosamente, el ejemplo de los países industrializados, en retomar en buena parte el control político y económico con liderazgos precarios en medio del caos por la presencia de un inesperado e invisible visitante, que llegó sin preguntarle a nadie si podía quedarse.

Además de la destrucción de los sistemas de salud, se han recalcado

Fuente: geriatría.cl

distintas formas de discriminación y atropellos que atentan contra la vida y los derechos de las personas ubicadas en la franja de tercera edad, o también llamada de “cierta edad”, que han conducido al reforzamiento de la demografía tradicional, en identificar arbitrariamente en las franjas de edades, el desarrollo de facultades humanas, formas laborales y culturales asociadas a ellas. En este sentido,  Jérome Pelliser, en referencia a la sociedad francesa afirma:

La vejez es asumida por la humanidad de distinta manera, según la sociedad y el tiempo. En la actualidad los viejos son ‘desechados’, desconociendo que con su experiencia cada uno de ellos carga muchas vidas en una. En nuestro país, para colmo, sin política de empleo ni plena seguridad social, un inmenso porcentaje de mayores está sumido en la pobreza y la miseria. El final de su ciclo vital resulta en tragedia, que muchos quieren evadir aparentando o comprando la juventud [2].

Fuente: bbc.mundo

Con el paso del tiempo, las categorías demográficas de viejo asociadas a la pérdida de facultades mentales, aunque no sea cierto, se han replicado en las políticas de contratación laboral, protocolos médicos en atención primaria de salud y otras opciones de acceso  a servicios sanitarios, bancarios y sociales. Es absurdo, que la demografía de los años 50 y 60 todavía se mantenga, a pesar de los cambios demográficos en los últimos 40 años, sabiendo que:

En la actualidad se expande el intervalo entre la edad de retiro profesional y la ‘edad de entrada a la vejez’. Frente a una sociedad que aún no ha procesado esta transformación, las personas dentro de esa franja etaria son calificadas de ‘jóvenes’ o ‘viejas’ según la motivación política, laboral, económica o familiar que las juzgue. [3]

Fuente: socgeriatria.cl

Se reafirma el planteamiento de Pelliser, en el fallo de tutela a favor de un grupo de personalidades en Colombia, con el amparo de “los derechos fundamentales a la igualdad, libre desarrollo de la personalidad y libertad de locomoción de los adultos mayores de 70 años” [4]. Este fallo se conoce como la ‘rebelión de las canas’. La exministra Clara López Obregón, del grupo firmante de la tutela, en oposición a las prácticas discriminatorias en frente a la capacidad de tomar decisiones, pretende que todos los grupos sociales sean tratados por igual, sabiendo que la responsabilidad en el propio cuidado no tiene límites de edad. Igualmente, puso el siguiente ejemplo:

En la Alemania nazi a los primeros que agarraron y sometieron a semejantes vejámenes eran a los adultos mayores. Ellos fueron los primeros desechables. Entonces, nosotros debemos tener mucho cuidado con nuestro lenguaje, con la manera cómo se trata este tema, porque la igualdad de derechos es para todo el mundo independientemente de si tienen 80 años u 8 años [5].

Por último, la ilegalidad y la corrupción en Colombia, no solamente se lleva por delante a los adultos mayores, negándoles el derecho a decidir sobre actividades vinculadas a sus propias vidas, sino que también asalta el sistema sanitario de Bogotá. Así, en el pico más elevado de la pandemia, en que se hace más evidente la escasez de hospitales públicos para atender a más del 80% de la población, la alcaldesa se solidariza con intereses privados y corruptos para cometer ilegalidades atroces, es el caso de “cambiar el Plan Especial de Manejo y Protección (PEMP) y quitarle el carácter de Monumento Histórico Nacional para dar trámite a la demolición” en términos de Barrera de Aragón:

Es increíble, en plena crisis de los sistemas de salud no solo en Colombia sino a nivel mundial, en Bogotá la alcaldesa [Claudia López], contrata a una firma española para demoler una parte del Hospital icónico de Colombia, el San Juan de Dios, que tiene una trayectoria consecuente con la historia colombiana y que ha marcado hitos en el sistema de salud [6].

En definitiva, ni el covid-19 ha detenido el asalto a los derechos fundamentales de toda la población, especialmente de estratos económicos medios a bajos, con  énfasis en las personas mayores de la economía informal, y como si fuera poco, empiezan a demoler en acto demencial el Hospital San Juan de Dios, edificio histórico recién remodelado, en medio de la desfachatez, la crueldad y el cinismo divulgado en todos los medios oficiales de comunicación: los Hospitales del Sur de Bogotá están colapsados y “sálvese quien pueda”, pues los intereses de las multinacionales de la salud, del mercado de consumo y de privados de la construcción que gobiernan en Bogotá DC, necesitan aumentar sus beneficios a costa de lo que sea, Así, el orden a todos los mayores es encerrarse, porque ya están obsoletos y no sirven para nada.

Hospital San Juan de Dios. Fuente: Carlos Julio Martínez

 

Referencias

[1,2,3] Jérome Pellissier  Le monde diplomatique/el Dipló 123, junio 2013

[4,5] Adultos mayores ganan tutela contra el Gobierno. Julio 3, 2020.

https://www.lafm.com.co/judicial/adultos-mayores-gganan-tutela-contra-el-gobierno

[6] Barrera de Aragón, María.  ¿Por qué Gustavo Petro defiende al Hospital San Juan De Dios? https://amparobarrera.wordpress.com/

Presentación de resultados de la investigación exploratoria en dos asignaturas de las ciencias sociales y naturales

Revista Noria. Publicado: 2020-06-01

Amables lectores,  es un placer darles a conocer los resultados de la minuciosa investigación exploratoria centrada en el estudiante, durante más de tres años, en dos asignaturas de las ciencias.

Revista Noria. Investigación e Innovación:

Título: Investigación exploratoria en dos asignaturas de las ciencias sociales y naturales: el lado oscuro del plagio

Exploratory research in two subjects of the social and natural sciences: the dark side of plagiarism

Autoras: Nubia Barrera Silva y Pilar Cristina Barrera Silva. Investigadoras independientes

Contactos: pilarcristinabarrerasilva@gmail.com y nubiab3@gmail.com

Número actual. Vol. 1 Núm. 5 (2020): Revista Noria Investigación Educativa. Publicado: 2020-05-31
En este escrito se expone el proceso y resultados de la investigación de aula comparada de tipo exploratorio, en contexto teórico práctico y teórico experimental (abstracto) de las asignaturas de planeación estratégica y física mecánica en dos instituciones privadas de educación superior (IES). Enfoque: investigación del docente sobre los estudiantes. En las dos áreas de las ciencias, se determinó el alcance de la lectura comprensiva y escritura académica en la formación del pensamiento complejo.  Resultados: Un propósito de la investigación consistió en indagar, encontrar respuestas metodológicas y en esbozar algunas salidas más afines con los cambios que impone la globalización del conocimiento y las exigencias del mercado en el desarrollo de procesos complejos del pensamiento.
Palabras clave: Comprensión lectora, protocolo académico, plagio, normas APA, planeación estratégica, física mecánica.
Cómo citar
Barrera Silva , N., & Barrera Silva , P. C. (2020). Investigación exploratoria en Dos asignaturas de las ciencias sociales y naturales: el lado oscuro del plagio. Noria Investigación Educativa 1(5), 6-21.

 

La soledad del adulto mayor, antes y después del confinamiento

El virus es una creación perfecta de la naturaleza, se adapta a todos los escenarios posibles, viaja por avión, tierra, agua y aire, es más efectivo que cualquier otro invento de la sacrosanta inteligencia artificial. Por eso, ha llegado primero a los países industrializados de Asia, China, Corea del Sur, Japón, Italia, España, New York, de España viajó al Ecuador, Colombia y Brasil.

Desde el Sur, vimos tambalear las decisiones de los gobiernos europeos, bien acostumbrados a enterarse de las pandemias en las zonas cálidas de los Países del Sur Global. El poder de la dominación capitalista, en ocasiones, confunde las fronteras políticas con la subvaloración de la grandeza ilimitada de  la naturaleza.

Las especulaciones van y vienen, ¿qué sucederá un día después del confinamiento? Existe un caos total en las estadísticas oficiales de los países subdesarrollados, no se sabe, si es premeditado o un producto de la improvisación: nadie conoce las cifras del pico, el personal médico permanece sin protección sanitaria;  los medios oficiales de comunicación continúan la desinformación cotidiana, especialmente para el 65- 70% de la población vulnerable y de otros estratos sin suficientes hábitos de lectura en la selección crítica de fuentes nacionales o internacionales.

Los gobiernos de los países subdesarrollados afirman que cada persona  es responsable ante sí misma y del otro, es decir, tendrá que auto vigilarse y evaluar exhaustivamente cada nueva sensación corporal o psicológica, si el virus la eligió en su vertiginosa expansión, sin límites ni fronteras geográficas en el planeta.

Fuente: Martinera

Sin embargo, cuando el virus se posesiona del individuo, empieza el calvario de opciones: si tiene enfermedades preexistentes y genéticas, cubre todas las franjas de las edades; si es pobre, trabajador itinerante, unos meses tiene ingresos y otros no;  si por correo electrónico el jefe lo ha despedido de la noche a la mañana y situaciones similares abundan. De todo lo escrito e informado sobre el virus, es que ataca de manera diferente a cada humano elegido como huésped, todo depende del estado de salud.

La etapa previa, es una verdadera odisea, aparte de los síntomas generalizados: “tos, fiebre, cansancio, congestión nasal,  secreción nasal, dolor de garganta, dolor de cabeza, diarrea, fatiga y dificultad para respirar o ninguno” [1]. En definitiva, la naturaleza parió un virus inteligente. Parece ser, que el problema central no es el virus, ni el estado de salud/enfermedad  de la persona afectada como lo hacen creer, la causa está en la privatización del sistema de salud. En Colombia es la Ley 100, inspirada en la de Pinochet en Chile.

Por la precariedad del sistema de salud, los gobiernos han impuesto a cada ciudadano, la auto vigilancia basada en el miedo a la muerte y la permanente desconfianza hacia cualquiera que estornude a nuestro lado. Es paradójico, aunque la vida es inseparable de la muerte, en el interior de la mayoría de las personas occidentales, es una opción tan lejana como la niñez de la vejez, excepto en países dominados por la guerra y la violencia. Un persona sale de casa y no sabe si regresará. De lo contrario es  “asunto de  viejos”, “no me llegará…”; incluso he escuchado a personas con sesenta abriles, decir que la muerte es para “ abuelos”. Es aceptable, hoy en día, si la persona tiene hábitos saludables de alimentación, entiende  cómo funciona su cuerpo y sabe cuidarse, mantiene buenas defensas, entonces, la edad golpea menos con el correr de los años; podría decirse que la unidad indisoluble de vida/ muerte está rodeada de mares de subjetividades. Un Maestro espiritual hindú, dice que “no creemos en la muerte, ni siquiera cuando  cargamos los ataúdes de nuestros seres queridos hacia el cementerio o la incineración”.

Desde las subjetividades culturales, los “jóvenes”, están en franjas imprecisas  entre 20/ 60 años, y de ahí en adelante, los adultos mayores están sufriendo el auge de la discriminación, se refieren a ellos, los “abuelitos”, concepto extrapolado del contexto de filiación familiar. En este caso es  sinónimo de anciano y desechable, más que todo, en países de poblaciones relativamente jóvenes. En las competencias frenéticas de las emisoras radiales de opinión, propietarias extranjeras y banqueros para subir el rating, los #Hashtag  sueltan respuestas como estas: “ya vivió mucho… deje camas libres en los hospitales para los jóvenes”,  “ustedes ya tuvieron su tiempo”, “salga a la calle, si quiere, antes deje comprado el ataúd y los servicios funerarios” .

¿Acaso, todos y todas son abuelitos (as)?   Es el momento de exigir un  trato digno, la edad no nos define como seres humanos, es lo de  menos, cuenta más la sabiduría de la experiencia y el conocimiento;  el aporte a la sociedad en toda una vida de actividad laboral, familiar y social. Por ejemplo en España, los adultos abandonados por sus hijos, parientes cercanos y tirados a los camiones refrigerados por los servicios sanitarios del estado; en sus días de esplendor y de utopías de un mundo mejor, para sí mismos y su descendencia, construyeron el estado de bienestar que el neoliberalismo sepultó, y esta putrefacta economía, también arrasó con sus propias vidas en lo que va del siglo XXI. No es el virus, ni la edad de la persona fallecida, Caro M. afirma: “Las razones son claras: privatización de un servicio esencial, precarización del personal, falta de previsión, desmantelamiento de la atención primaria y hospitalocentrismo”  en todos los países globalizados [2].

Fuente: Stephens La riqueza del planeta está en manos del 1% de la población.

Muchos de los adultos mayores, cargan la nostalgia y la decepción de vivir el momento más crítico de la vida, sin saber qué hacer; sintiéndose un estorbo; otros, al menos,  ni siquiera se han enterado, perdidos en el inframundo de la demencia senil, aún con pensión del estado, han sido totalmente abandonados.  En la entrevista de  López, a Caro M. sobre el COVID-19, menciona las denuncias anónimas de trabajadoras del País Vasco, sobre las 11.000 personas muertas en residencias, muchas no murieron en los hospitales. Fueron sometidas al criterio de exclusión en UCI, hacían parte de los más vulnerables y con todas las probabilidades de quedarse sin cama y respirador. La misma lógica se da con los ancianos y ancianas [3].

Lo más sorprendente de todo, es que, si bien, Covid 19 obliga al metro de distancia social entre unos y otros; la clase social del enfermo, determina la brecha socioeconómica entre ricos y pobres y le cierra el acceso a los servicios de salud a la población empobrecida por sistemas de políticos corruptos, y si los recibe es tan precario, que rápidamente lo conduce a la muerte.

Por el efecto de imitación, este comportamiento de exclusión neoliberal se ha copiado en todos los países sin importar el nivel de desarrollo. En el momento de escribir estas líneas, me asalta el temor, que este escenario se repita en Colombia, han enviado  personas infectadas a las casas. El diario El Tiempo publica: “Un dato que llama la atención es que casi cuatro de cada 10 muertes registradas (38,10 %) tuvieron diagnóstico positivo de coronavirus solamente después del deceso” [4]. Además, la capacidad hospitalaria de Bogotá se ha concentrado en el norte, lugar de residencia de estratos altos, en tanto que, los hospitales de Kennedy y Tunjuelito del Sur con más de cuatro millones de habitantes están colapsados.

Ojalá, sea posible, otro mundo más humano y cercano a la naturaleza. Si no ocurre, seguiremos avanzando hacia el colapso final.

Notas y Bibliografía

[1] “Las personas no necesariamente presentan todos los síntomas. En algunos casos pueden no tener ninguno” Eloisa Ravagnani, (SBI-DF). Paulo Sergio Ramos. OMS. Tomado de la BBC

[2-3] “Es un concepto de salubristas como Javier Padilla, se refiere a que el centro de gravedad de la atención sanitaria se desplaza a los centros hospitalarios y se adelgaza la atención primaria. En el caso de la pandemia está claro que los hospitales fueron fuente de contagio, y que mucha de su saturación se podría aliviar en los centros de atención primaria”.

https://rebelion.org/miles-de-mayores-han-muerto-prematuramente-en-las-residencias-abandonadas-por-el-sistema/

[4]  https://www.eltiempo.com/salud/los-datos-que-dan-una-real-dimension-de-la-pandemia-en-colombia-492244

 

 

Covid-19. La naturaleza no juega al azar

 

Fuente: Google [6]

La naturaleza encontró una mejor manera, de lo que cualquier humano podría haber diseñado en la creación de un nuevo virus. Robert F. Garry. 

Cuando se expandía la pandemia de covid-19 en países fronterizos a China (diciembre, 2019), Noam Chomsky afirmó:  Las Agencias de Inteligencia de Estados Unidos seguido de Peter Navarro, delegado de Comercio, notificaron a Trump -mensaje publicado en The New York Times a finales de enero–, que la pandemia del coronavirus podía matar aproximadamente un millón de personas. En respuesta, Trump  prohibió los viajes desde China. No aseguró para Estados Unidos la disponibilidad de los test adecuados y los EPI, el equipo de protección individual para el personal sanitario y de limpieza de los hospitales, indispensables en el tratamiento y sobrevivencia de los pacientes. Dos años antes, había disuelto la unidad para pandemias dentro del Consejo Nacional de Seguridad [1].

¿Qué sucedió en Europa? A pesar de las voces de alerta ante el recorrido imparable desde Italia, España y los siguientes países europeos, más los contagios infecciosos, exportados desde España a los países de  las Américas, como sucedió en el lejano siglo XVI, primera colonización europea, los países occidentales han reaccionado tardíamente ante la disyuntiva  de la salud o la economía. Ante el avance geométrico de la pandemia, rápidamente, covid-19 se convirtió en tema de obligatoria investigación y  análisis en las subdisciplinas de las ciencias naturales y medioambientales, de filósofos e intelectuales de las ciencias sociales.

Existe gran cantidad de posiciones afines especialmente en la interpretación de la crisis que afronta el capitalismo financiero, ante el confinamiento y parálisis de la economía  global por efecto del ataque covid-19, el cual ha profundizado las desigualdades entre las clases sociales. Las poblaciones más pobres de todos los países, están pasando hambre, agravada por los cuadros crónicos previos como cáncer, enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes, obesidad y asma, según la OMS causan casi el 75% de muertes por efecto de la contaminación urbana y del transporte.  La precariedad de la economía informal, en muchos hogares, apenas se consume un plato de comida al día y están desprovistos de servicios públicos básicos, entre ellos el agua; la privatización y la corrupción de la salud pública en poder de grandes multinacionales impiden a las poblaciones pobres acceder a los servicios sanitarios; en Estados Unidos, por ejemplo, la población afroamericana ha sido la más afectada.

Resultados inequívocos de la investigación de laboratorio de Covid-19

Un rasgo del sistema capitalismo en la propagación de covid-19, es la ausencia de explicaciones de las causas de la pandemia. Una razón fundamental es que toca la raíz misma de la acumulación de beneficios en poder del 1% de la población mundial. En las Américas del Sur con las honrosas excepciones de Cuba, Argentina  y Venezuela (apoyada fuertemente por las potencias de China y Rusia; la OMS), seguidos de cerca por México, han actuado con prontitud y compromiso. Sobre los planes gubernamentales del manejo sanitario  de la pandemia, en Brasil, Colombia, Ecuador y Bolivia por ejemplo, se sobrelleva con aludes de información superflua, noticias fragmentadas, evasivas y falsas de  funcionarios corruptos, ineptos e incapaces de ofrecer soluciones concretas tanto a la población como al sector sanitario, en la primera línea de la pandemia. En este escenario, aparece enhorabuena, los resultados  del origen de covid-19 [1], por parte del equipo de investigación liderado por el científico Kristian Andersen  e integrado  por expertos infectólogos de otros países. En declaraciones a la BBC, el doctor Robert E. Garry, de la Universidad de Tulane, EE.UU  afirmó:

Si se tratara de una construcción de laboratorio, se tendría que haber utilizado un virus previamente conocido como plantilla. El virus más cercano al SARS-CoV-2 es  un  virus de murciélago que fue secuenciado después de que comenzó la  pandemia”, anotó Garry… Además, ese virus de murciélago es solo un 96% similar al  SARS-CoV-2. No es posible completar esa distancia genética (4%) en un  laboratorio”, añadió el científico… Pudimos establecer que, a partir de las características genéticas del SARS-CoV-2, es imposible que alguien pudiera haberlo creado en un laboratorio[2].

Aunque el mundo está en espera de la vacuna milagrosa, las farmacéuticas globales pugnan entre sí, en llegar primero, aunque todavía no han divulgado cómo prevén elaborar la vacuna cuando la mutación de los  virus y las bacterias son muy variables y rápidos y esto significa, que por cada cepa habría una vacuna; en este sentido, el científico Andreas Kalcher [3], afirma que “el enfoque de la vacuna es absurdo”. Se requiere una solución diferente.

Las investigaciones están dispersas en subdisciplinas de las ciencias

Regresando a los resultados de la investigación del equipo de científicos liderado por el doctor Kristian Andersen,  en primer lugar, se derrumban las narrativas conspirativas de la creación de covid-19 en laboratorio chino en Wuhan. De hecho, tampoco parecía lógico que los chinos expandiesen, premeditadamente, en su propio país la pandemia, presumiéndoles incapaces de dimensionar los riesgos de un experimento de tal magnitud en la salud de sus propios habitantes y  las anticipadas consecuencias económicas y pérdidas de vidas humanas. Semejante hecho hubiese sido un auto atentado en tiempos de vanguardia hacia la supremacía global con el desplome del dólar, la incertidumbre del precio de los barriles de petróleo, al mismo tiempo un golpe certero a las amenazas  y sanciones estaudinenses aún a sus aliados europeos y otro país que se oponga a sus intereses comerciales, aunque las más afectados han sido las economías deprimidas de Corea del Norte, Irán, Nicaragua, Cuba, Venezuela e Irak, llevadas al límite por el presidente Trump, en plena agudización de la pandemia global, y en medio de la devastación de los habitantes de New York, con más de 20.000 muertes (abril 11, 2020).

La investigación de laboratorio covid-19,  coincide en los resultados con otras en el campo de la bioecología,  es decir, han descubierto estrés e impacto en las fracturas ecológicas en la biodiversidad de ecosistemas frágiles, pues hacen parte de las especies intermedias de plantas y animales silvestres con capacidad de crear nuevas y naturales condiciones en la diversificación de virus y enfermedades infecciosas y desconocidas de la familia coronavirus: el SARS, la gripe aviar y el actual covid-19; el ébola (1996) [4]. Así mismo, los análisis de laboratorio, indican que roedores y algunas especies de murciélagos están íntimamente relacionados con la propagación de enfermedades zoonóticas asociadas a la destrucción de ecosistemas por las actividades humanas.

La sustitución de bosques tropicales húmedos y sus ecosistemas por la agricultura intensiva en millones de hectáreas de monocultivos de palma aceitera, cereales, la ganadería extensiva y la extracción de madera para el consumo de países industrializados en detrimento del Sur Global, también ha implicado la devastación indiscriminada de las economías rurales y los modos de vida tradicionales, así como la destrucción de los bosques tropicales húmedos, turberas, manglares y humedales de trascendencia global en la disminución de gases efecto de invernadero en ámbito planetario.   En este sentido: ¿dónde está la crisis climática? En los procesos de aparición de pandemias y enfermedades globales cada vez más letales como el covid-19, calificado de “10 o 19 veces más mortífero que la gripa A (H1N1)” según declara el jefe de la OMS. Tampoco se descarta, que la emergencia sanitaria pueda durar, entre uno y dos años, con riesgo de perderse el 10% de la población mundial.

Rob Wallace (biólogo y filogeógrafo) ha descubierto las estrechas relaciones entre los virus y la cría industrial de pollos, cerdos, pavos; la piscicultura y la cría de ganado. La biotecnología en la disciplina de la ingeniería genética en animales y plantas, se aplica en espacios ultra reducidos, administran en los animales gran cantidad de  antibióticos y antivirales de engorde rápido, lo cual conduce al permanente criadero de  enfermedades resistentes a los virus y las bacterias, en detrimento de la salud de las poblaciones cuando ingresan al mercado. Lo más preocupante es que el sistema agroindustrial está disponible para el 70% de la población mundial distribuida entre todos los países con gran aceptación de la alimentación precocida y rápida de consumo humano.

Con respecto a lo anterior, es la hora de insistir en el límite de 1,5 °C de emisiones con respecto a los niveles preindustriales.  El Informe del IPCC (2019), afirma que: Los países integrantes del G20 son responsables del casi 75% de las emisiones mundiales de GEI (incluidas las del uso de la tierra). De otra parte, el flujo neto de carbono incorporado va de los países del Sur a los desarrollados, incluso cuando estos últimos reducen sus emisiones territoriales, la importación de carbono incorporado de aquellos, se traduce en que, por ejemplo, las emisiones per cápita de la Unión Europea sean más elevadas que las de China cuando se computan las emisiones debidas al consumo [5].

Desde la era industrial, la naturaleza es considerada por el capital como otra máquina, sin coste alguno, productora de materias primas renovables y no renovables. Los países industrializados han avanzado en desarrollo tecnológico digital  y de inteligencia artificial en detrimento de la naturaleza, todo lo inventado conlleva fines de expoliación, beneficios y altos niveles de vida, traducidos en pérdidas irreparables de agua, de la seguridad alimentaria, de los bosques proveedores de medicinas y sinnúmero de recursos y fuentes de bienestar a los pueblos campesinos y originarios del Sur Global. Así, Engels hace 200 años en referencia a las fracturas ecológicas producidas por la expansión de la agricultura industrial en Inglaterra, afirmó que el capital no escaparía a la venganza de la naturaleza.

La naturaleza es un organismo vivo, complejo y con leyes propias, transgredirla tiene un precio alto e inimaginable convertido en crisis climática supeditada a profundos desequilibrios medioambientales y sociales provenientes de las sociedades del consumo ilimitado, la acumulación desmedida de capital en deterioro de los bienes comunes; la creciente pobreza y desigualdad, las migraciones de los países pobres devastados por los modos de vida imperiales de los países ricos, dan origen a la debacle en la salud de las poblaciones, aunada a la recesión económica global en ciernes y la caída del imperio norteamericano como amo y dueño del mundo. Para algunos científicos  de las ciencias naturales, la “naturaleza porta amenazas”, no se discute, ya estamos viendo cómo completó de manera magistral, la distancia genética del 4%, según los resultados de la investigación de laboratorio, quizá nunca sabremos el mecanismo utilizado porque desconocemos el misterio que encierra la Tierra más allá de los recursos que extraemos de ella.

Lo más sorprendente, es que nadie se pregunta por las causas del surgimiento de los virus y pandemias, tanto los políticos analfabetas funcionales, sin capacidades de liderazgo en sus países y los periodistas sin formación ética ni de investigación en aras de informar la realidad de los hechos, se han dedicado a culpar el pangolín como único responsable, y se preguntan: “¿Cuándo llegará la normalidad?”. Lo más probable, es que la añorada normalidad, sea esta misma que estamos viviendo en el planeta: la humanidad en la cuerda floja. Covid-19 trae pronósticos de recuperación de la solidaridad o la profundización del egoísmo, el tiempo lo dirá; por el momento, prevalece la rapiña y la lucha sin cuartel entre países de la Unión Europea y los estados de USA afectados por covid-19, en llevarse el botín de millones de tapabocas y respiradores después de haber desmantelado los sistemas sanitarios en sus propios países y en el Sur Global.

Notas y referencias

[1] Goodman, Amy. “Si no paras de decir mentiras, el concepto de verdad simplemente desaparece”. Abril, 2020. https://www.desdeabajo.info/mundo/item/39398-si-no-paras-de-decir-mentiras-el-concepto-deverdad-simplemente-desaparece.html

[2] Las familias de coronavirus son: Coronavirus de murciélagos; de otros animales; con transmisión a humanos y human-gripe común.  “Pero algunas cepas, como el coronavirus recientemente identificado en China y las que causan el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) y el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SARS) pueden ser mortales” (Reuters Graphics, 31 enero, 2020).

[3] Milán V. A. Coronavirus. “No es una creación de laboratorio”: cómo un grupo de científicos logró demostrar el origen natural del virus que causa covid-19. Abril 6, 2020-https://www.bbc.com/mundo/noticias-52140543

[4] Kalcher, Andreas. Científico alemán asegura tener la cura para el coronavirus. https://www.youtube.com/watch?v=XXqYol2ME0A&t=307s

[5] “La enfermedad por el virus del Ébola es una enfermedad infecciosa grave que se propaga entre humanos por transmisión de persona a persona. La infección se produce por contacto directo o indirecto con la sangre u otros líquidos o secreciones corporales (heces, orina, saliva, semen) de personas infectadas, solo cuando éstas presentan síntomas. El virus del Ébola no se transmite a través del aire. Aunque la enfermedad suele tener una letalidad alta, en el actual brote de Ébola la tasa se ubica entre el 55% y 60%.” OPS

[6] PNUMA (2019). Informe sobre la disparidad en las emisiones de 2019. Programa delas Naciones Unidas para el Medio Ambiente, Nairobi. http://www.unenvironment.org/emissionsgap

[7] elpaisonline.com; pixnio.com; cambioclimatic.com

 

 

Las medias verdades, la omisión y noticias falsas

Las medias verdades, las noticias falsas y baladíes de los medios de comunicación privados, distorsionan la realidad, crean ficciones, desvían la atención de lo urgente e importante por la información incompleta y superficial. Desde la radio, facebook y algunas plataformas digitales, por ejemplo, twitter, preguntan temas del día, escuchan opiniones y direccionan la opinión pública hacia sus fines corporativos. Esto sin contar, la competencia entre ellos mismos por ser la “primera tendencia del día”. Los medios de comunicación son de propiedad del sector bancario y empresarial más poderosos del país. Por supuesto, redireccionan el presente y el futuro de miles de personas lanzadas a la calle. ¿Cómo lo lograron? Han cerrado empresas productivas y ahora disponen de exorbitantes ganancias obtenidas con dinero FIAT en el sistema financiero.

Se abordan dos temas sensibles en la realidad nacional: En primer lugar, la elección de la alcaldesa de Bogotá, fue inducida por columnistas de diarios y revistas de la  derecha moderada y sin reticencias de fondo de la extrema derecha. Desde un medio de información, tomar partido político por un candidato (a), ha sido algo cotidiano, sin embargo, puede ser discutible la forma como inciden en los electores.  En prestigiosa revista, una columnista al mejor estilo de la derecha franquista, la elogió como única opción para el segundo cargo del país.

Por otra parte,  el canal Noticias Uno, la presentadora del canal,  claramente develó la posición política,  el día de posesión de la alcaldesa, además del perfil político de los entrevistados. Este canal informativo, tiene sus méritos y lunares: denuncia la corrupción de funcionarios del gobierno y de las corporaciones públicas; así mismo, informa sobre ejecuciones extrajudiciales, ignora, invisibiliza o critica otras noticias generadas por líderes de partidos y movimientos independientes, etiquetados de “izquierda”. No es un secreto, que tienen una visión crítica, directa y argumentativa en temas álgidos de la política nacional, a costa de la vida propia. No sobra reconocer, que la extrema derecha no acepta el mínimo atisbo de denuncia. Por ello, descalifica a los medios desarticulados de su línea de actuación y pensamiento neoliberal.

Fuente: RT.com

En segundo lugar, como si no tuviésemos suficiente con las extremas de los partidos políticos en defensa del modelo económico terrateniente y feudal, hábilmente representado en el congreso de la república y en contra del Acuerdo de Paz (2016), con énfasis en la restitución de tierras, la sustitución de la siembra de hoja de coca con proyectos de desarrollo rural integrado, el Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (JEP).

Fuente: Desinformémonos.org

Regresando a las trizas en que quedó convertido el Acuerdo de Paz, sobrevive la maltratada JEP como una piedra en el zapato. Allí han comparecido ex integrantes de las FARC, paramilitares desmovilizados, algunos altos militares responsables de crímenes extrajudiciales y masacres en distintas regiones del país y algunos delincuentes de cuello blanco. Cuando Hidra sacude una de sus tenebrosas cabezas, expulsa fragmentos de la verdad en torno a sombrías alianzas  entre caciques de casas políticas, paramilitares y otros delincuentes cómplices de atroces delitos.

Fuente: elcolombiano.com

No obstante, y en medio de la retórica de los enemigos de la paz, con aliados y simpatizantes, enredan, confunden y desvían la ruta. Por eso, no cesan las amenazas, desapariciones graneadas y los asesinatos de activistas. Los criminales se niegan a devolver los bienes robados. La estadística de los privilegios ilícitos son bien elocuentes:  “El 1 por ciento de las explotaciones de mayor tamaño (Unidades de Producción Agrícola de más de 500 hectáreas) manejan más del 80 por ciento de la tierra, mientras que el 99 por ciento restante se reparten menos del 20 por ciento” (Desde Abajo, 2017, septiembre). En lo que va corrido del año 2020, El Tiempo (15 de enero) informa, el asesinato de 17 lideres/lideresas sociales asesinados.

Fuente: France24horas

“En Colombia, las mujeres que defienden sus tierras, su cultura y el medioambiente están siendo amenazadas, hostigadas y, en ocasiones, asesinadas. Desde que se firmó el Acuerdo Final, sus territorios se han convertido en bienes muy codiciados. Mientras las defensoras tratan de preservarlos, grupos armados están dispuestos a matar por ellos. Estas mujeres son verdaderas constructoras de la paz en el país, pero apenas cuentan con protección del Estado. Si no se toman medidas de manera urgente, sus vidas corren un serio peligro” (Informe Colombia.  Informe de Oxfam, octubre 2019).

Uribe en su pedestal subestima a las víctimas, también olvida, que algún día las investigaciones de la Corte Suprema podrían entregar algún resultado y asomo de justicia. Aparenta que todo lo tiene bajo control. Al igual que Hidra, muestra su rabia a todo aquel que disienta. Le ha apostado a la estrategia de reelecciones sucesivas desde el 2002 y en cuerpo ajeno con la elección de Duque (2018-2022), más el olvido colectivo que genera el día a día. Tampoco descuida a la temible Hidra, sabe que las alianzas implican compromisos, pero también desconfianzas. Mientras espera el borrador del tiempo, los medios entretienen a los electores con actos emocionales, partidos de fútbol, farándula, chismes de famosos, entre otros.  Al fin de cuentas la población pensante aporta pocos votos en las urnas. Pero existe un tercero excluido impredecible a la hora de la verdad, se trata de la sociedad civil y en ella se destaca un sector ético que ajusta su vida a las normas del  estado de derecho y en  actitud crítica espera el resultado de las investigaciones de la Corte Suprema de Justicia.

La realidad es siempre cambiante y esta dialéctica origina hechos inesperados. Aunque el mapa parapolítico siempre esté construcción, los expertos  en políticas de estado ya aseguran que la  Ley de Punto Final es un imposible jurídico y moral, aún en el supuesto lejano de que la verdad se traduzca en formas aceptables de reparación a las víctimas y garantía de no repetición. En el país de los absurdos, el negacionista del conflicto armado, historiador Darío Acevedo, es nombrado director del Centro de Memoria Historia, con la improbable tarea de investigar y documentar la historia de más de 50 años de conflicto armado. Con este acto, el presidente Duque, vuelve agredir a las víctimas y a la sociedad colombiana.

Tampoco los negacionistas pueden olvidar que el Acuerdo de Paz atrae donaciones de países ricos con destino a proyectos de reparación a las víctimas, sin embargo, grandes sumas de recursos se pierden en la sofisticada red de corruptos.  Véase  https://www.vanguardia.com/colombia/el-nuevo-escandalo-de-corrupcion-con-los-dineros-de-la-paz-JD1984685

Finalmente, se sabe que Uribe es protagónico y adicto a los pedestales. Desde hace años, se  concibe en el podio del “eterno irremplazable” en  la historia de la “patria”;  entonces, la JEP tendrá que llegar hasta el fondo en la desarticulación de las mil cabezas de Hidra. Hasta el momento, el fenómeno parapolítico parece inviable de investigar con resultados concretos. Si esto llegare a suceder como en el país de las maravillas, la paz, promesa de toda nación civilizada podría ser posible en Colombia. Finalmente, se invita a recordar  los tristes últimos años de Pinochet … huyendo de la justicia internacional.

Quienes estamos en la orilla de la crítica argumentativa con pensamiento ético, si ser de izquierda, es llamar las cosas por su nombre, en este contexto idiomático, tendríamos que aceptar. Por el momento, gracias a las redes sociales y a columnas de opinión en youtuber podemos informar y compartir ideas afines. No todo lo tenemos perdido.


Publicado en Las2Orillas con el título “¿Cómo las redes sociales engañan a los colombianos?” Disponible en, https://www.las2orillas.co/como-las-redes-sociales-enganan-a-los-colombianos/

 

 

Apatía colectiva enfrente al conflicto de actores irregulares

Un relato corto

 Nubia Barrera Silva

En Colombia, antes de agudizarse el destierro forzado de indígenas, afrodescendientes, colonos y campesinos,  la diversidad cultural se veía tan distante como la lejanía de sus  territorios en la geografía nacional con respecto a los centros de poder y toma de decisiones. 

La televisión –entre otros medios- elabora ideales de homogeneización cultural ajustados al consumo de imágenes, productos en anuncios publicitarios y por supuesto la  guerra como  solución al terrorismo, el narcotráfico y la extrema pobreza de millones de habitantes con efectos destructivos en el medio ambiente. En el fondo de estos conceptos asociados a la guerra se entrevera el terrorismo en pos del acaparamiento de tierras de empresarios y financieros regionales y urbanos dedicados a la expansión de monocultivos agroindustriales, la ganadería extensiva y la especulación financiera con dinero FIAT.

Los medios masivos transmiten testimonios y datos aislados sin contexto económico, ambiental, ni social. No interesa las diferencias de cosmovisión con sus percepciones específicas del territorio en estos lugares virtuales. Todo es homogéneo, monótono, despersonalizado. Se traduce en unanimismo político, intolerancia y violencia. Se disuelve peligrosamente el hecho verídico en noticias de farándula, anécdotas y entretenimiento.  Ahora, se conoce como la posverdad (fake News). https://mondiplo.com/geopolitica-de-la-posverdad-la-informacion-en-la-7868

La deforestación, la sustitución de cultivos tradicionales por agroindustriales, erosionan el suelo, afectan a centenares de familias campesinas, en invierno -en distintas regiones del país-, entre los enseres arrastrados, también desaparecen niños y ancianos por el deslizamiento de montañas o apacibles corrientes convertidas en turbulentas aguas. Cuando la naturaleza se apiada en su cuenta de cobro, asalta otro efecto destructivo, el de la guerra. Todos se encomiendan al más allá ante la repetición de las mismas noticias en diarios y en la televisión privada; entre tanto, con energía renovada y recursos del entorno los habitantes reconstruyen sus vidas hasta el límite que impone la nueva catástrofe anunciada. ¿Dónde está el gobierno? Ocupado haciendo la guerra.

¿A quien le interesa el oculto mundo de la diversidad manifiesta en múltiples formas de recuperar lo perdido, vivir el tiempo, llorar  a los muertos? Cada mañana se anhela un milagro, que nunca llega. Así transcurre la vida, en medio del sufrimiento y el duelo; la solidaridad, la esperanza y  la gratitud. Los infortunios padecidos todavía no han sido descritos en novelas. Y, ¿por qué no decirlo?, el odio, la venganza y la impotencia también se acumulan ante tanto desamparo.

Los culpables también tienen miedo. Dan por hecho que la amnesia y la política del miedo enmudecen por siempre las voces que claman la verdad que subyace en cada evento del conflicto colombiano. La memoria colectiva no está totalmente destruida, aunque esté fracturada por el dato incompleto, el hecho aislado y la palabra ahogada en la garganta.  Pero se equivocan. Este patrimonio intangible -algún día- reconstruirá el tejido social y  cada individuo podrá encontrarse con el otro desde la  experiencia y la vivencia compartida, percibiendo como eje articulador, la lógica del respeto a la diferencia cultural. En este proceso,   los criminales no podrán ocultar sus nombres ni  las atrocidades cometidas. Nadie puede deshacer la verdad inmersa en los hechos consumados.  No escaparán al dictamen de la historia, así, contra viento y marea se prolonguen en el poder. Aunque el tiempo tarde y las  tinieblas oculten la verdad, no  podrán borrarla de las biografías de los afectados ni de la historia de las regiones.
El conflicto armado desplaza hacia Bogotá –ciudad imaginada para el encuentro multicultural y las oportunidades-, a  familias enteras y otras diezmadas por el horror. Todas en común muestran la diversidad fracturada, diezmada y aturdida por el ruido de fusiles y el llanto de los supervivientes. En andenes,  en los semáforos, en los puentes peatonales se cruzan y caminan buscando llamar la atención del ciudadano. Pasan de lado cohibidos, desalentados y disminuidos en su autoestima y dignidad como individuo y colombiano hombres, mujeres y niños  sin distinción de edad y sexo. Tímidamente en una cartulina mencionan su  abandono  y lugar de origen. Piden limosna. Jamás lo habían hecho.  Sin argumentos buscan una mano extendida. Prevalecen las versiones oficiales y la inmunidad cotidiana frente a este drama.   

El lugar de origen, poco o nada, dice al ciudadano. Son regiones tan distantes que da la impresión de que vienen de otro país. Se les llama esa gente. Nada que ver. Se confunde entre habitantes de la calle, mendigos y delincuentes urbanos. ¿Hasta dónde llega la responsabilidad del ciudadano común con esta población en destierro? Las manos extendidas con ayudas esporádicas y los programas puntuales de gobierno no responden la compleja dimensión humana y material de esta tragedia. Quienes hoy usurpan estas tierras deben devolverlas a sus verdaderos dueños.

Es hora de que estos compatriotas en sus regiones recobren su patrimonio, el trabajo y la dignidad de labrar sus propios ideales. El retorno al predio usurpado, mejorará la salud mental y afectiva hasta hoy en conflicto  por el flagelo del hacinamiento, el hambre y la perdida de la ocupación que venían desempeñando como actividad heredada, aprendida y mejorada con  programas de desarrollo en sus lugares de origen. Si gran parte de  las poblaciones pobres han habitado terrenos arrebatados a las corrientes de agua, ¿por qué no enfocar los esfuerzos en acciones de conservación sostenible en torno a un proyecto de vida en lugar de empecinarse en sembrar la muerte?

La guerra borra de un plumazo la economía de una vereda, llevándose consigo tradiciones y valores inmersos en complejos tejidos sociales sin que cada uno hubiese aprendido del otro en los mismos espacios de convivencia. No viéndolo en documentales y narrativas. Este país de regiones necesita un presidente que en vez de odio, valore nuestro patrimonio natural, la construcción colectiva y en paz. La guerra crea fricciones irreparables, impide que los habitantes puedan verse en el espejo del otro para amar y sentir este país. Quizás, todavía no sea demasiado tarde para salir de las lógicas comerciales y pensamientos homogéneos de las élites conectadas  a la guerra como estrategia de usurpación de tierras y poder político y militar.

En fin ... nadie puede surcar sobre la muerte.  Y si lo hace, tarde que temprano tendrá que responder y pagar por ello.
Bogotá, DC. junio de 2015.